Recomendaciones para reducir la fatiga en el trabajo desde casa

La pandemia de coronavirus ha transformado la vida empresarial, alterando la forma en que hacemos negocios y trabajamos, de forma indefinida. En esta “nueva normalidad” de patrones de trabajo híbridos, muchos empleados tienen que trabajar exclusivamente desde casa o mezclar el trabajo remoto con turnos en el sitio para limitar su exposición al COVID-19. Sin embargo, aunque el trabajo a distancia puede reducir el estrés de los desplazamientos y permitir más tiempo para pasar con la familia, estos tienen un precio.

La aseguradora de salud Bupa descubrió que casi dos tercios (63%) de los trabajadores experimentan problemas musculoesqueléticos, como dolor de espalda, dolor de cuello y lesiones en las rodillas, como resultado de trabajar desde casa. Según una encuesta de Facebook de la Asociación Americana de Quiropráctica, más del 92 por ciento de los quiroprácticos dijeron que los pacientes informan más dolor de cuello, dolor de espalda y lesiones musculoesqueléticas desde que comenzaron a trabajar desde casa. Charity Versus Arthritis también realizó una encuesta que encontró que cuatro de cada cinco trabajadores remotos desarrollan dolor musculoesquelético, los principales de los cuales eran dolor lumbar, dolor de cuello y dolor de hombro.

En todos estos casos, la historia es la misma: trabajar desde casa significa, en su mayor parte, trabajar en condiciones ergonómicas menos ideales. O estás golpeando tu computadora portátil desplomada sobre la mesa de la cocina durante horas o encorvándote sobre un escritorio alto para cumplir con los plazos de tus tareas. Incluso si las cosas se ponen un poco cómodas mientras trabaja desde su sofá con su computadora portátil en el regazo, sus músculos compensarán en exceso su mala postura y pueden volverse demasiado estirados y dolorosos.

Agregue esto al estrés de cumplir con las demandas del hogar, incluidas las tareas domésticas y el cuidado de los niños, y obtendrá episodios recurrentes de dolor que no solo reducen su productividad laboral, sino que también afectan su salud de manera negativa.

Es por ello, que les compartimos las siguientes recomendaciones para reducir la fátiga y el estrés del trabajo remoto:

1- Dale aire a tu mente: La meditación, la lectura, pasar tiempo con tus seres queridos es fundamental para que tu mente descanse y se pueda recuperar.

2- Come bien: No te saltes las comidas, establece horarios para desayunar, comer y cenar. Busca incluir el balance saludable en tu alimentación.

3- Ejercita tu cuerpo: Media hora de ejercicio diario te hará sentir mejor, puedes hacer un sinfín de actividades como baile, functional, fitboxing, crossfit y muchos más. Asimismo, cada 50 minutos puedes levantarte de tu silla y estirar todo el cuerpo.

Esperamos que estas recomendaciones puedan ayudarte a dar tu 100% en tus actividades diarias.

Información adaptada de corporate wellness magazine

 

Author: Fitness Pass